Esther Duflo, la economía al servicio de los pobres

 

 

 

esther-duflo-economia-pobres

 

 

Sin duda su perfil es muy distinto a la imagen típica del economista que reina en el imaginario colectivo. Esa misma actitud rupturista, entre otras razones de su valía, no solo le ha valido la admiración de sus colegas “el icono de cómo deberían ser todos los economistas hoy en día” sino ahora también el prestigioso premioPrincesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015.

Esther Duflo (París, 1972) se sale de la norma incluso a la hora de describirse creando lejos de divismos un argumento a contracorriente “Soy baja, francesa, tengo un acento francés muy fuerte”.

Sin embargo su brillante mente es motivo más que suficiente para alabar a esta profesora del Departamento de Economía del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que ha dado un giro a las económicas más que nunca servibles y beneficiosas en el mundo ahora incluso que para muchos pueda resultar una utopía.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Tu colaboración es esencial para que “En Positivo” siga existiendo. Gracias a una módica donación nuestro medio puede publicar contenidos de calidad con impacto positivo. Suma!

Tras doctorarse en 1999 en el MIT donde ejerce de profesora titular – otro hito a sus espaldas atendiendo que las universidades estadounidenses evitan cualquier resquicio de endogamia – sus esfuerzos y carrera se han centrado en bajar al la economía hacía las profundidades pantanosas de la pobreza.

Para ello fundó en 2003 el J-PAL más conocido por el “Laboratorio de Acción contra la Pobreza” en colaboración mano a mano con el economista indio Abhijit Banerjee y en el que también ponen su granito de arena más de 100 profesores en todo el mundo.

Gracias a sus experimentos ha conseguido demostrar cómo los pequeños gestos consiguen grandes cosas tal es el caso en una evacuación de entregar un kilo de harina a las madres cuando llevaban a sus hijos, lo que permite una cobertura muy elevada de la medicación a un coste económico bajo.

De la misma forma ha demostrado cuan provechoso resulta un simple tratamiento contra los parásitos en las aulas o unas charlas informativas a los padres sobre los beneficios de la educación en aras de elevar las tasas de asistencia. 

Cristina Grao Escorihuela

Redacción

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *