¡Imprime tus vales para compartir y ofrece tu abundancia al mundo!

Imagínate que en la cafetería que frecuentas, en un centro de conferencias, en la biblioteca, o en un negocio que visites, puedas encontrar ofertas y contactos de otras personas dispuestas a compartir sus propios bienes o servicios de manera gratuíta. Esa es la idea que hay detrás de los Vales para Compartir, una idea de aproximación vecinal para crear una cultura de compartir.

Los Vales para Compartir son pedazos de papel en los que la gente escribe lo que están dispuestos a compartir. Los vales son válidos exclusivamente para un solo uso y hasta ahora se han utilizado para compartir una gran variedad de cosas, incluyendo pasear al perro, cocinar una comida, contar historias de vikingos, clases de alemán o una estancia de un fin de semana completo en la casa de alguien con visitas guiadas en Amsterdam.

vales-para-compartir1

La idea de estos vales es de Juul Martin, un empresario social y orador público de los Países Bajos que está trabajando para difundir y fomentar la sociedad del compartir. Después de haber trabajado varias iniciativas de intercambio desde 2009 y una y otra vez, en un lugar tras otro, ya sea debido a normas culturales o morales, veía y escuchaba las mismas dificultades a la hora de experimentar el compartir: “yo no puedo pedir ayuda, es egoísta” o “cuando alguien me ayuda estoy en deuda con esa persona”. Y al mismo tiempo, casi todas las personas están encantadas de poder ayudar a alguien con algo con lo que les gustaría que les ayudaran a éllos mismos, por lo que la fuente y el potencial de todas las cosas con las que a la gente le gusta ayudar es casi inagotable.

Las reglas de una sociedad intercambio serían:

  • Decide lo que quieres compartir.
  • Asegúrate de lo que lo que quieres compartir estará localizable para ser ofrecido y usado en un infinita ‘mesa de intercambio’ imaginaria.
  • Toma lo que necesites o te gusta de esa “mesa imaginaria de intercambio”,hay montones de cosas. No hay necesidad de pedir, está ahí para que cualquiera lo use, son una especie de bienes comunes voluntarios y globales.

Los vales de intercambio son un medio para ayudar a crear  un tablero de oferta de estos bienes comunes voluntarios y globales en la sociedad. Estas reglas se hacen explícitas en el bono. El bono es sólo para un único uso y existen solamente en el mundo real, es decir que son tangibles y no virtuales.

Con estos vales se espera conseguir que gran cantidad de personas empiecen a compartir con desconocidos, compartir partiendo del querer y de la abundancia. Es una forma segura, no hay cuentas o inicios de sesión necesarios. También es bueno ver y sentir estos vales como muestra de que existe este excedente masivo de bondad alrededor nuestro, en una sociedad donde parece que sólo hay malas noticias.

vales-para-compartir2

Este proyecto se inició como experimento a pequeña escala en la tienda del compartir del promotor en Nijmegen (Países Bajos), y al comprobar que a la gente le gustaba la idea se encargaron 10.000 vales más. En el transcurso de una semana losVales de Compartir se estaban distribuyendo en más de 30 puntos por los Países Bajos, y se pueden encontrar en bares y cafeterías, bibliotecas, estaciones de servicio, las grandes empresas utilizan los vales con su personal y los visitantes, en los espacios de coworking, e incluso en algunos ayuntamientos.

Por el momento no se sabe cuantos vales se han utilizado pero se han agotado todos los vales impresos y parece que la iniciativa funciona mejor en los lugares públicos donde al personal le gusta la idea y muestra los vales a sus clientes.

vales-para-compartir

Con la idea de que esta iniciativa se divulgue y se replique a nivel internacional han creado un sitio web, sharingvoucher.com , donde se invita a registrarse a cualquiera que quiera difundir los Vales de Compartir en su localidad. Además cuentan con un equipo de diseñadores dispuestos y preparados para cambiar el formato de los vales y los logotipos a cualquier idioma y color. Si el interesado les dice como los quiere y les proporciona traducciones al idioma local los promotores del proyecto preparan los vales, logotipos y carteles según sus indicaciones y ¡vales listos para imprimirlos  y empezar a usarlos!.

En breve van a empezar a localizar todos los puntos de acceso en un mapa y les gustaría escuchar historias que resulten de los Vales de Compartir por todo el mundo para publicarlas e inspirar a más personas para compartir.

Me haría muy feliz tener lugares de distribución de Vales de Compartir  en todo el mundo e imaginar a todas esas personas que comparten, que cambian sus corazones y sus mentes, una pequeña iniciativa que a nivel mundial ayudaría a la paz, la felicidad individual y a vivir en sociedades más relajadas. Al final, me gustaría que los puntos de acceso y vales lleguen a ser innecesarios, debido a que las personas entiendan y asuman la filosofía del compartir en sus vidas. Juul Martin, promotor de Sharing Voucher.

 

No te pierdas el resto de post de Inspiracción Social, haz click aquí.

Recetas de innovación social, economía en transición y resiliencia para un desarrollo sostenible a la medida de las personas.

 

Fuente: http://www.shareable.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *