Ned Norton – ayuda a discapacitados a encontrar ‘fuerza’

140501160645-cnnheroes-00010410-story-top

 

Por Laura Klairmont, CNN

Albany, Nueva Your (CNN) – Ned Norton trabajaba como entrenador físico con atletas olímpicos y fisicoculturistas, cuando un joven que tenía una lesión en la médula espinal le pidió ayuda.

“Al principio, no tenía idea de qué hacer con él”, dijo Norton, quien estaba a cargo de un gimnasio en Albany, Nueva York.

Estos son los 10 Héroes de CNN

Juntos desarrollaron un programa de ejercicios, y el joven mejoró mucho.

“Incluso sus doctores vieron las mejoras físicas y fisiológicas que alcanzamos”, dijo Norton.

No pasó mucho tiempo antes de que se corriera la voz. Los pacientes de un centro de rehabilitación buscaron la ayuda de Norton y él los empezó a entrenar sin costo. Su teléfono no paró de sonar, después de que un periódico publicara un artículo sobre las sesiones de Norton con personas con discapacidad.

“Así que abrí un gimnasio diseñado para adaptarse a sus necesidades”, dijo.

Durante los últimos 25 años, Norton se ha dedicado a dar entrenamiento y acondicionamiento gratuito y de bajo costo para cientos de personas que viven con una variedad de discapacidades.

“Ellos no pueden moverse, ni ser independientes. No pueden vivir sus vidas”, dijo Norton, de 55 años. “Yo trabajo en su desarrollo y los fortalezco para que puedan salir y vivir la vida como se supone que deben hacerlo”.

Un fisicoculturista con un gran corazón

Norton entrena a más de 120 personas cada semana a través de su fundación sin fines de lucro, Warriors on Wheels (Guerreros sobre ruedas). Las discapacidades de sus clientes incluyen lesiones de médula espinal, esclerosis múltiple, parálisis cerebral y síndrome de Down.

“Nunca me preocupo por lo que no pueden hacer”, dijo Norton. “Me preocupo por lo que pueden hacer, y los hago tan independientes y capaces como sea posible”.

Los participantes acuden al gimnasio dos veces por semana entrenar por una hora. El equipo de entrenamiento de Norton ha sido adaptado específicamente a las necesidades de sus clientes. La mayoría de personas que entrena están en silla de ruedas y dependen de la fuerza de la parte superior de su cuerpo para movilizarse.

“Ahora, el mundo es más accesible para las personas en silla de ruedas”, dijo Norton, “pero tienes que ser fuerte para estar en una silla de ruedas”.

Tom Clement lo sabe de primera mano. Hace aproximadamente 40 años, se cayó de un tejado y se dañó su médula espinal. Él ha estado en una silla de ruedas desde entonces.

“Cuando pierdes el uso de tus piernas, tus brazos se convierten en tus piernas. Así que la fuerza de la parte superior del cuerpo es clave”, dijo Clement, de 65 años.

Clement se ha ejercitado en el gimnasio de Norton varias veces a la semana durante los últimos 15 años. Él dice que le ha ayudado a vivir independientemente.

“Mis actividades en el gimnasio han aumentado mi capacidad de mantener la resistencia en mi trabajo diario”, dijo Clement, quien –junto a su hermano– dirige una tienda de marcos y una galería de arte. “Gracias a Ned, he podido vivir una vida plena”.

Para quienes pueden pagarlo, Norton cobra 25 dólares al mes. La mayoría de sus clientes viven de los ingresos por discapacidad y de la seguridad social, y él dice que menos de la mitad pueden pagar la cuota. Él nunca rechaza a cualquier persona que tenga una discapacidad.

Fuerza en números

Norton es el único entrenador en el centro, que fue donado por parte de la ciudad. Los participantes a menudo forman amistades y se motivan los unos a los otros. Ellos también se convierten en un recurso para el grupo, brindando consejos y referencias.

“Después de un accidente, las personas quedan devastadas. Sus familiares y amigos no tienen idea de lo que están atravesando. Ellos están solos”, dijo Norton. “Pero cuando vienen aquí, se encuentran con una red de personas que están pasando por los mismos retos”.

Kathleen Lane ha estado asistiendo al gimnasio de Warriors on Wheels durante más o menos 15 años, para recibir ayuda por su esclerosis múltiple. Lane, quien está en silla de ruedas, también se beneficia del aspecto social del programa.

“Salgo de aquí sintiéndome mejor de lo que me siento cuando entro”, dijo Lane, de 51 años. “Esto cambio mi vida… Ned es increíble”.

Norton dice que muchas de las personas con las que ha trabajado han logrado conducir de nuevo, han encontrado empleo y se han dedicado a sus intereses sin dejar que sus discapacidades se interpongan en ello.

“Yo no soy un genio. No hago milagros”, dijo Norton. “Pero sí conozco lo que hago en el gimnasio, porque eso es lo que me encanta hacer y eso es lo que tengo para ofrecerle a los demás”.

¿Quieres involucrarte? Visita el sitio de Warriors on Wheels y entérate de cómo puedes ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *