Wonderbag. La bolsa aislante que cocina alimentos.

Wonderbag diseñada por Sarah Collins en Sudáfrica ya ha evitado las emisiones de CO2 suficientes para dar la vuelta al mundo 9.452 veces. Esta innovación increíblemente simple, consiste en una bolsa aislante que cocina los alimentos, incluso después de haber sido retirada de la cocina. Originalmente fue concebida como una solución para los sudafricanos más pobres que apenas tienen dinero suficiente para comprar alimentos y mucho menos para energía, estas bolsas reducen el consumo de combustible en un 30%. Es totalmente reciclable, son tan prácticas y eficazes que Unilever ya ha encargado cinco millones. Wonderbag tiene la ambición de vender lo suficiente en los próximos cinco años para ahorrar hasta 8 millones de toneladas de CO2.

¿cómo funciona el Wonderbag?

No podía ser más simple. Simplemente se pone la olla de comida en la cocina – que puede ser un guiso, arroz, harina de maíz, u otros alimentos básicos. Una vez que se ha llevado a ebullición, la olla va a la bolsa de tela, la cual está llena de poliestireno reciclado, y la tapa de la bolsa se cierra. Eso es todo. La bolsa está tan bien aislada que seguirá cocinando los alimentos. Además de ayudar en el ahorro de energía y agua, ya que se produce menos evaporación, este increíble producto tiene muchos beneficios medio ambientales.

Ya que se queman menos combustibles fósiles para cocinar, menos CO2 se emite a la atmósfera. Con la compra de bolsas por parte de Unilever (5 millones), se evitará que 2,5 millones de toneladas de CO2 se emitan a la atmósfera cada año.

Vía: Ecoinventos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *